sábado, 26 de febrero de 2011

TIEMPO DE HUELGA GENERAL EN ITALIA






Corren tiempos de conflictividad intensa en Italia, inmersa en una crisis de legitimación de la política sin precedentes y de rechazo frente a la actitud del presidente del consejo de ministros, Berlusconi, de degradar conscientemente de forma permanente las instituciones básicas del sistema democrático. Ayer el Comité de Dirección de la CGIL (lo que se conoce como el pequeño parlamento del sindciato) aprobó por abrumadora mayoría, la convocatoria de una huelga general de todos los sectores en una fecha próxima que decidirá el secretariado de dicha organización sindical. Es una buena noticia que no puede sino alegrarnos al otro lado de la frontera (En la foto se aprecia la alegría que esta noticia ha causado entre dos muy reputados vecinos de la ciudad de Parapanda).



La resistencia a Berlusconi y a sus políticas de gobierno la ha protagonizado últimamente el sindicato CGIL y, mas en concreto, su federación metalúrgica, la FIOM, que ha convocado una inmensa manifestación en Roma y un mes después una muy efectiva huelga general de sector. La CGIL confederal convocó a su vez una manifestación en Roma en defensa del empleo juvenil, del empleo precario y de los trabajadores del conocimiento, que resultó un verdadero éxito. El crescendo ha sido progresivo en la jornada del 13 de febrero en la que se ha producido una inmensa manifestación convocada por "las mujeres italianas" como respuesta al potere del maschio simbolizado en el premier Berlusconi y la forma de vituperar la dignidad de las mujeres. Mas de un millón de mujeres desfiló por las más importantes ciudades de Italia, pero la protesta llegó asimismo a todos los pueblos del país, grandes y pequeños.



En esa línea, y cuando parecía paralizado momentáneamente el escenario de la resistencia ante el estallido de la crisis de Libia, que afecta directamente a la economía italiana y a las previsiones de recuperación de la misma con la crisis, se ha producido este nuevo paso adelante en la contestación y la revuelta frente al gobierno de la sociedad italiana y sus medidas claramente restrictivas en servicios públicos, recorte del gasto social y debilitación de las garantías sobre el empleo. Además, la introducción por parte de la gran empresa FIAT de un método de chantaje en la gestión de las relaciones laborales que instaura una intancia autoritaria e inmume a la acción sindical discordante, es un elemento posiblemente central en la adopción de la medida de conflicto por la CGIL.

No se esperaba sin embargo esta decisión en la CGIL, pero se ha producido prácticamente como manera de presionar y expresar el disenso con esta deriva autoritaria que disfruta rompiendo las reglas construidas en un proceso de institucionalización de los sujetos sindicales para sustituirla por la pura voluntad de poder del empleador. El texto aprobado ayer por la CGIL dice lo siguiente:


"El comité de dirección de la CGIL, confirmando las iniciativas y propuestas de movilización ya emprendidas, decide, en el contexto de esta trayectoria, la indicación de la realización de huelga general, y mandata a la secretaría confederal para que esta defina la convocatoria y la modalidad de desarrollo en el plazo que considere más útil para lograr una eficacia lo más amplia posible y su mayor extensión y seguimiento".


Posiblemente será en marzo, y hay quien querría que coincidiera con el festejo de los 150 años de la Unidad de Italia , el 17 de marzo, como la mejor forma de festejarlo. Estaremos atentos a los desarrollos de esta expresión importante del conflicto de clase en medio de un panorama de crisis política muy profunda.


No hay comentarios: