viernes, 5 de diciembre de 2014

EVOCACIÓN DE ELVIRA S. LLOPIS



Hay veces en las que la pérdida de un amigo nos deja profundamente heridos, conmocionados por sentir demasiado fuertemente el golpe que produce la muerte de alguien al que se estima cercano, o sencillamente del que no era concebible que desapareciera. Esta es mi sensación con el fallecimiento de Elvira S. LLopis.
No he podido escribir un homenaje a esta amiga porque me sentía demasiado implicado en el desasosiego que me ha causado su ausencia. Es una sensación compartida. Adela Crespo la ha narrado en primera persona en una columna que escribió en Nueva Tribuna nada más conocer su muerte y que se titulaba sencillamente con el nombre de la amiga: http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/elvira/20141123231832109589.html, haciendo una semblanza espléndida y emocionada. Su hija Olga y Armando B. Ginés completan el recuerdo en la página de Facebook todavía. Yo no puedo aquí más que evocarla.

Elvira era una mujer extremadamente inteligente, culta, divertida, de una creatividad inmensa. Se apasionaba con las cosas y sabía distanciarse de las miserias cotidianas con una fina ironía. La conocí en su época de secretaria de la mujer de la USMR de CCOO, pero fundamentalmente conviví mucho más con ella en la Fundación Sindical de Estudios, donde fue vicepresidenta muy activa y propició el éxito – tan mal recibido en otras instancias del sindicato por razones evidentes – de este experimento de reflexión y formación sindical que serviría de ensayo general para el despegue y desarrollo de la Fundación 1º de Mayo, una vez derrotada la candidatura del Secretario general saliente, Jose Maria Fidalgo, en el 9º Congreso de CCOO en el 2008. Fue la vicepresidente de la Fundación, acompañando a su  gran amigo Rodolfo Benito, y desplegó en ella su buen hacer y su inteligente forma de organizar los temas de debate y proponer líneas de acción adecuadas a los nuevos tiempos. Sus trabajos sobre educación y sanidad, los textos en los que procedía a una revisión del lenguaje para liberarlo de sus anclajes en un pensamiento sumiso y patriarcal, y sus intervenciones públicas, siempre ajustadas y matizadas, son inolvidables. En palabras de otro amigo también muerto abruptamente, Manuel Fernández Cuesta, sus escritos y su voz son inalterables y maravillosos, “como fósiles en las grietas de un acantilado azul”.

Elvira hablaba, se relacionaba y trabajaba con las palabras, una forma de comunicar más segura que la melodía de la armónica de cristal de la Señora Kirchgenesser, tenue y límpida, aunque Luigi Pintor considerara menos engañoso el sonido de esa música que los castillos de naipes de la palabra escrita. Una labor transparente y luminosa, mantenida sobre la profunda carga cultural y filosófica que la atravesaba y que siempre se unía a una mirada abierta a la emancipación del género humano.

El día antes de morir dejó escrito en el muro de Facebook uno de sus mensajes favoritos con los que abría el día y se despedía luego por la noche, como forma de saludar a los amigos – tantos y tantas – que seguíamos sus mensajes cuando ya no salía apenas de casa. Buenas noches, buena gente, una expresión llena de sentido para todos nosotros que la coloca en el centro de nuestra memoria, todavía dolida por saber que ella ya no estará allí, que no podremos oírla ni leer lo que nos dice. La última vez que la vi en persona fue antes del verano, vino a una de las actividades de la Fundación en el Centro Abogados de Atocha, en el que tantas veces había protagonizado ella esos eventos. Me insistió en que había que revalorizar la función democrática y social del trabajo como eje de la actividad política y sindical. Siempre idéntica a si misma.

 En sus ojos tan profundos - que hacían cambiar las estaciones- se despeñaba la memoria de tanto tiempo compartido. Pero ahora para mí, como en el poema de Louis Aragon, su recuerdo brilla fuerte aunque el universo entero se haya hecho pedazos y su ausencia sea completamente inevitable.

 


 


4 comentarios:

Armando B. Ginés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Armando B. Ginés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Armando B. Ginés dijo...

Una evocación sencillamente entrañable.

los carriles de la vida Ronteky dijo...

Que razón tienes Antonio. Se puede decir más alto pero no mejor...