jueves, 6 de octubre de 2016

ENRIQUE LILLO, PREMIO DE LA ASOCIACION NACIONAL DE LABORALISTAS






(En la foto inferior, el jurado que ha resuelto otorgar el premio ASNALA al abogado de CCOO, Enrique Lillo Pérez)

El tiempo de las reformas laborales ha sido especialmente propicio para demostrar que el campo de la acción jurídica es directamente un campo de lucha por los derechos y que las propuestas y las iniciativas que se defienden a través de los instrumentos del proceso laboral pueden ayudar a re-escribir las normas laborales en un sentido contrario a la intención del legislador. Así ha sucedido entre nosotros con la reforma laboral del 2012, en donde una buena parte de sus elementos mas nocivos han sido despuntados e incluso desvirtuados por la actuación de los abogados sindicales en conexión directa con una estrategia sindical de resistencia.

En ese campo de lucha entre intereses enfrentados, el papel del juez es muy decisivo. Lo sabe bien el gobierno y los poderes económicos, que orientan a través de una política sectaria de nombramientos a través del CGPJ la composición política de las salas del Tribunal Supremo y de las presidencias de las Salas de la AN y de los TSJ, mostrando claramente cuales son las preferencias ideológicas que debe tener un magistrado seleccionable. Pero la acción jurídica tiene en los abogados un elemento decisivo. Ellos son los que construyen a la vez que cuestionan el derecho que interpretan y que aplican a través de su acción. Los laboralistas - en la vieja acepción de la palabra, como abogados que defienden a los trabajadores - son sujetos fundamentales para garantizar los derechos fundamentales de los trabajadores, comprometidos como están en una visión emancipatoria a la que debe servir el sistema jurídico.

No suele ser común que ese tipo de empeño cívico y profesional sea reconocido en la persona de alguno de sus exponentes más importantes, dotados de una mayor visibilidad social y mediática. Este es el caso de Enrique Lillo, al que CCOO de Castilla La Mancha dió en febrero de este año el premio Abogados de Atocha (Enrique Lillo, premio Abogados de Atocha). Ahora la Asociación Nacional de Laboralistas, una agrupación de abogados en donde coexisten los grandes despachos empresariales con bufetes medios y abogados mixtos, que defienden empresarios y trabajadores con los abogados propiamente denominados laboralistas, que son una minoría y se identifican en gran medida con el espacio sindical, ha dado el premio anual de reconocimiento a una trayectoria profesional importante a Enrique Lillo sobre la base de su larga presencia en el mundo de los servicios jurídicos de CC.OO. y por su carácter especialmente relevante "en el mundo de la abogacía del trabajo".

El premio es siempre un reconocimiento publico de una persona y asigna un significado concreto a su trabajo, que se ve positivamente valorado. Que lo haya sido un abogado histórico y fundamental al servicio de la causa de los trabajadores, un pilar decisivo de CC.OO y de su ideario profundo, no puede sino ser objeto de contento y de regocijo para todos los miembros del sindicato, para las personas que le conocen y le estiman y, claro está, para todos sus amigos y amigas.Tiene asimismo ahora una importancia simbólica, porque Lillo está asociado a recientes pleitos de extrema importancia, como Tele Madrid, Coca Cola, los 8 de Airbus, y conflictos colectivos asociados a la reivindicación de la ultra actividad de los convenios, de la preservación del derecho de huelga y así sucesivamente. Pero ahora se abre un momento importante para la judicialización de los derechos de los trabajadores temporales que la jurisprudencia del TJUE ha abierto ( y que será objeto de analisis específico en Albacete el próximo 2 de noviembre El impacto de la Jurisprudencia TJ sobre la contratación temporal) y que los sindicatos, y desde luego el Gabinete Interfederal de CCOO que coordina Enrique Lillo abordarán con el ímpetu y la habilidad que les caracteriza. El premio que se decidió ayer, 5 de octubre, servirá de acicate para continuar en esta lucha interminable por la consecución de derechos en tantas ocasiones negados y contrariados por leyes injustas que nos oprimen, como la ominosa reforma laboral del 2012.

En cualquier caso, es el momento de las felicitaciones y de los parabienes. Que este blog, en primicia informativa, ofrece a sus lectores, enviando un abrazo fuerte y cálido a nuestro querido amigo Enrique Lillo, tan justamente premiado.

Esta es la nota de prensa que da cuenta de la noticia.





D. Enrique Lillo Pérez galardonado
con el premio ASNALA-Santander Justicia al Mejor Laboralista 2016

El jurado del premio ASNALA-Santander Justicia al Mejor Laboralista se reunió el 5 de Octubre de 2016 para elegir al condecorado de esta edición.


Ayer 5 de octubre de 2016, tuvo lugar la reunión del Jurado del Premio ASNALA-Santander Justicia al Mejor Laboralista edición 2016. Los miembros del jurado acordaron conceder el premio a Don Enrique Lillo Pérez, abogado laboralista que ha acompañado la creación y el desarrollo de los servicios jurídicos de CCOO desde la transición y que es una referencia en el mundo de la abogacía del trabajo.
Este Premio, que ya celebra su XIII Edición ha recaído en ediciones anteriores en figuras relevantes del ámbito jurídico laboral  como D. Antonio Martín Valverde, D. Alfredo Montoya Melgar, D. Luis Gil Suárez, D. Efrén Borrajo Dacruz, D. Aurelio Desdentado o D. Juan Antonio Sagardoy Bengoechea, entre otros juristas de prestigio. El premio está abierto a los abogados laboralistas, graduados sociales, miembros de la Judicatura, catedráticos y profesores de la Universidad dedicados a la rama social del Derecho.
El monolito que acredita la concesión del Premio se entregará durante el desarrollo del XVII Congreso Nacional de la Asociación Nacional de Laboralistas, a celebrar el 28 de octubre de 2016 en el Palacio de la Magdalena de Santander.
Cabe destacar que el evento cuenta con un Jurado de calidad excepcional, presidido por D. Luis Enrique de la Villa Gil, y del que forman parte Doña María Emilia Casas Baamonde, Don Antonio Sempere Navarro, D. Angel Blasco Pellicer, Don Aurelio Desdentado Bonete, Don Ignacio García-Perrote Escartín, Don Martín Godino Reyes, Don Juan Antonio Sagardoy Bengoechea, Doña María Luisa Segoviano Astaburuaga, Don Benigno Varela Autrán, Don Alfredo Montoya Melgar y Don Juan Gorostidi Pulgar.
Más información en el teléfono 915434547 o en la dirección de correo electrónico contacto@asnala.com.

12 comentarios:

Anónimo dijo...


Livina Fernández Nieto

6 de octubre a las 18:23


Desde luego si hay un abogado luchador, batallador sin desmayo, estudioso y que vive el Derecho Laboral, ese es, sin lugar a dudas, Enrique Lillo. No solo es un señor inteligente sino también listo porque se rodea de lo mejor y lo más selecto. Sus colaboradores también son trabajadores infatigables y todos los que luchamos por la defensa de los derechos de los trabajadores desde distintos ámbitos tenemos en Lillo a un referente. Cualquier abogado laboralista querría tener un poco de Enrique Lillo. Así que todos los premios que reciba no son más que el reconocimiento a muchos años de trabajo, de lucha, de implicación, de dejarse la piel por y para los trabajadores. ¡Enhorabuena al premiado y enhorabuena a todos los laboralistas!

Anónimo dijo...


miguel angel garrido


@mijailgrad




Enrique Lillo, maestro y mentor, un referente jurídico,político y moral

Anónimo dijo...


José Luís López Bulla

6 de octubre a las 19:08


http://lopezbulla.blogspot.com.es/2016/10/grande-enriqe-lillo.html



A Enrique Lillo




Gran maestro del obrero,

si antes naciérades vos

que José, el carpintero,

en vos el Hijo de Dios

no sería de todos el primero.



Dispense Antón de Montoro (1404-1483) por el plagio que hemos hecho de su sacrílego elogio a Isabel La Católica.

Anónimo dijo...


Empar Pablo Martínez

@emparpm

Merecido premio, enhorabuena para Lillo y para sus defendidos, los afiliados y afiliadas de @CCOO

Anónimo dijo...

Fidalgo lo tuvo marginado.
Que fuerte.

Anónimo dijo...

Merecido reconocimiento a un gran Abogado incansable luchador y defensor de derechos laborales y trabajadores y gran (en cuerpo y alma) persona.

Antonio Toscano

leon garcia delgado dijo...

Mi mas sincera enhorabuena, continúe señor lillo en su linea en la defensa de los derechos de los trabajadores y siga dando ejemplo a los relevos que el día de mañana continuaran su labor de como ser referente y como ser respetado aun ante los bufetes mas famosos y acreditados del país. Le saluda un afiliado de Comisiones Obreras.

Anónimo dijo...


Antonio Ruda

6 de octubre a las 20:07


Merecido Lillo persona , compañero que cree en lo que dice...alegria

Anónimo dijo...

Primero felicitar a Lillo sin duda ninguna. Es un ejemplo.

Buenos abogados laboralistas hay en todo CCOO. Yo creo que lo que distingue a este profesional del Derecho es su conciencia de clase, cuestión que no todos los abogados de CCOO tienen (y cada día menos)...

Y para ratificarme en mi comentario, recomiendo leer un artículo suyo publicado en el blog de López Bulla en fecha 21 de Noviembre de 2014 donde analiza el auto judicial de Coca Cola en donde entre elegir la mejor defensa para los trabajadores o el cierre "pactado" de la empresa que quería la Federación de CCOO, Lillo siguió con los trabajadores en contra del "aparato". Con los dedos de una mano y me sobran dedos los abogados que se hubieran separado del proceso para no enfadar a la estructura del sindicato.

Anónimo dijo...

Pedro Gutierrez Abad ‏@belisariolezo · 18 hhace 18 horas  Madrid, España
es un premio merecido, si dan uno por militancia compromiso y buena persona también se lo lleva

Anónimo dijo...



Javier Doz


Lo que Enrique Lillo ha hecho en defensa de los/as trabajadores/as y sus derechos debería ser ¡Patrimonio de la Humanidad!

Teresa sanz dijo...

Te recuerdo con cariño