sábado, 9 de enero de 2010

SADISMO Y SISTEMA INDUSTRIAL: SOBRE LA FIGURA DEL EMPRESARIO Y LA AMBIVALENCIA DE LA FRONTERA ENTRE LA VIRTUD Y EL VICIO EN LA MODERNIDAD CAPITALISTA.


En el seminario de política alternativa Manuel Sacristán que gestiona en el municipio de Parapanda el joven investigador Judas del LLano, se programan sesiones de lectura y de resumen crítico de obras que ofrecen una visión diferente y alternativa de la conformación histórica de la realidad socioeconómica actual. En algun cenáculo, Del LLano se ha referido a estas lecturas como rigurosamente prescindibles, pero por eso mismo interesantes. Se traslada aquí la última de estas lecturas, discutida durante la noche del 7 de enero del nuevo año en los salones privados cedidos generosamente por El Figón de Carpanta, conocido restaurante de moda en la noche parapapandesa.



SADISMO Y SISTEMA INDUSTRIAL: SOBRE LA FIGURA DEL EMPRESARIO Y LA AMBIVALENCIA DE LA FRONTERA ENTRE LA VIRTUD Y EL VICIO EN LA MODERNIDAD CAPITALISTA.

(A propósito del libro de Antonio A. Casilli, La fabbrica libertina. De Sade e il sistema industriale, Il Manifesto Libri, Roma, 1996).


¿Qué relación existe entre el divino Marqués y el sistema industrial capitalista, más allá de una coincidencia temporal en el lapso histórico en el que ambos despliegan sus potencialidades en Francia? La obra de Casilli establece esa relación y la explica de forma pormenorizada, a través de un análisis de la época y de la vida y obra del Marqués. En ella hace decir a Sade mucho más de lo que posiblemente él quiso decir, y por tanto su trabajo es una nueva formulación de la obra (y del mito) del autor de Justine. Como elemento anecdótico, pero quizá significativo, el libro es el fruto de una tesis doctoral de sociología que se defendió en la muy (neo)liberal Universidad Bocconi de Milán, centro del pensamiento monetarista de la economía italiana. Su director de tesis, Sandro Roventi, se ve obligado a resaltar este hecho y a defender el carácter interindisciplinado del estudio, porque “la historia de las ideas, de los hombres que las transmiten y de las sociedades en las que viven, tiene sentido como algo complejo y articulado muchas veces de manera diferente a cómo nuestra lógica mental, conformada culturalmente de manera homogénea, nos podría llevar a pensar”.


El libro no es una biografía del Marqués de Sade, ni una crítica literaria, ideológica o filosófica de las obras de éste, aunque naturalmente estos aspectos están muy presentes en el trabajo. Hay asimismo un interesante panorama sobre la mirada que otros ilustrados dirigieron al nuevo mundo que se asentaba antes y durante las revoluciones burguesas. Por todo ello merece la pena, pero las aportaciones más interesantes para un jurista del trabajo que lee este libro son las observaciones sobre el nacimiento del capitalismo y del sistema industrial que contiene y el sentido cultural e ideológico de las figuras antropológicas que estos procesos entronizan, el empresario o emprendedor, l’entrepreneur como subjetividad autorreferencial triunfante de la nueva era.


Casilli parte de una distinción bastante clásica entre industrialización como proceso de transformación de los procesos económicos y tecnológicos que impulsan la modernidad en un espacio nacional determinado, y con las características peculiares de éste, y la de sistema industrial , que ya no indica una serie de eventos concentrados sobre el aspecto material de la producción industrial o de la innovación tecnológica que esta lleva consigo, sino un “lento y subterráneo cambio en el campo de las ideas” que se despliega asimismo en cambios en la vida material cotidiana de occidente, “un cuadro conceptual complejo y rico que constituye la sintaxis completa del mundo sobre el que expresa su dominio” (p.20). La industria pues como un sistema de creencias y de reglas que componen orgánicamente los procesos sociales en curso, y en donde la exaltación de la subjetividad libre y autónoma del individuo constituye un elemento central. La autoreferencialidad subjetiva se sitúa en el plano de la individualidad y funda mecánicas morales y sociales. La estructura productiva confirma esta autoreferencia como fórmula que resume la vida industrial, que se transforma en un proceso económico circular: la producción se basa en mecanismos económicos nítidos: el empresario compra el trabajo y lo utiliza en la elaboración del producto que se realiza en el mercado y sus rendimientos se encaminan a la realimentación del proceso mediante la reinversión de una parte de ese excedente. Todos los sujetos en ese proceso circular son activos, industriosos – de donde se desvaloriza la mendicidad o el vagabundeo, pero también las clases ociosas e improductivas heredadas de la Edad Media – y fruto de un impulso moral y ético propio, derivado de su autonomía privada. Y a la vez el trabajo productivo se reconduce a una mensurabilidad acentuada que implica a toda la experiencia humana de la mayoría de la población. El cálculo se impone como estructura de pensamiento válida para toda ocasión y uso, e integra la noción de racionalidad como instrumento de dominio y transformación de la naturaleza. Es la racionalidad económica, como se sabe, la que informa el trabajo libre y lo inscribe en el círculo autorreferente de la actividad productiva de la industria.


En esa ontología moral autorreferente, la búsqueda de la felicidad personal es la motivación clásica de los seres humanos. Y la felicidad propia es la condición para la felicidad del común de las personas. El interés privado es la condición del interés general. Ese individuo libre y autónomo tiene ciertamente pulsiones antisociales que sin embargo forman parte del actuar autorreferente del individuo interesado, que desencadena una mecánica de ambiciones, gustos y apetitos incontrolables que sin embargo se inscriben de manera firme en la soberanía del sujeto. Al relacionar esta figura “sin encarnadura material” con la actuación en el sistema industrial, se presentan en este escenario lo que Casilli llama “los dos extremos teóricos del industrialismo”, y que se componen del liberalismo y del libertinismo. Desde este esquema de análisis es cómo se plantea la relación entre estos dos polos que definen al sujeto burgués que actúa en la industria como emprendedor de la creación de riqueza y dinamizador de la economía.


La construcción biológica y psicológica de una humanidad autorreferente y self-interesed como piedra angular en la edificación de la ética social del industrialismo, ayuda a entender la delimitación de la soberanía del sujeto y la delimitación ambigua de su estatus en cuanto “soberano” industrial. En efecto, esa persona se define como homo oeconomicus y es un actor del modelo de producción, del de intercambio y del de consumo, pero es también y ante todo “un operador retórico que estructura la sociabilidad industrial bajo la forma específica de la modernidad” (p. 111). Agente principal, motor primero y protagonismo del ámbito económico – y por extensión, social – es el entrepreneur, al que corresponde activar, en función de su voluntad y de su capacidad, el mecanismo del interés privado y la búsqueda de satisfacciones individuales. Importa poco que la acción llegue a buen término. Lo que cuenta es la cantidad de interdependencia que suscita, la voluntad y la “energía” que éste operador retórico vuelca en el cuerpo social, que irá a constituir la linfa vital del mismo, fuente primaria del movimiento de la sociedad.


Esa epifanía del entrepreneur como la fuerza real de progreso y de modernización de la sociedad es muy poderosa, constituye una operación muy extendida que idealiza al empresario y le eleva a la altura de un demiurgo activo y deseoso del mundo y de la humanidad. Y hay que señalar que la construcción de la respetabilidad de tal estereotipo cultural no resultó fácil, considerando el descrédito que acompañaba a las actividades económicas características del sistema industrial y de los mecanismos financieros que lo sostienen. “El entrepreneur no gozó en lo inmediato de la aprobación universal del mundo occidental, pero, pese a ello, su figura se manifestó a todos como emergente, portadora de un mensaje que debía ser escuchado” (p. 112).


La soberanía de la modernidad pasa pues por la economicidad de las relaciones sociales – y de su comerciabilidad – difundida en la interacción social. Permitir que los individuos persigan su propia utilidad significa colocar a los sujetos soberanos en condiciones de difundir su propia supremacía. Implicarse en la lógica de la economía política implica la obtención de una forma de poder independiente del resultado material, del buen o mal éxito de la empresa en la que el entrepreneur está ocupado: comporta una soberanía industriosa que, en la economicidad de las relaciones sociales, encuentra el signo de distinción de su esplendor. La función económica es la única que permite introducir una forma de jerarquía cierta (aunque cambiante en función de la evolución de los mercados y de la inestabilidad producida por los actores presentes) no ratificada por una premisa metafísica, sino por finalidades inmanentes y tangibles. Así, la consagración moderna del ciudadano emprendedor y el prestigio del economicismo como escuela de pensamiento y como praxis política, responden a las exigencias del espacio social del sistema industrial capitalista. Los que gozan del status de sujetos soberanos en lo económico y social, por lo mismo se presentan también como los sujetos que deben expresar la supremacía política. Y en ese proceso, la modernidad se desinteresa de los efectos de este proceso de jerarquización social, que produce un ambiente de despotismo cada vez mas opresor en los lugares de la producción y que viene a caracterizar la “servidumbre voluntaria” de los trabajadores. El entrepreneneur esconde su despotismo tras de la hipocresía economicista.


Ahora bien, aunque es cierto que el sistema industrial rechaza las manifestaciones extremas de atrocidad típicas del Ancien Régime, instaura formas nuevas de represión interiorizada que se individualizan en las distintas dimensiones social, cultural y productiva. Pero a la vez gran parte de los comportamientos del sistema industrial que se reconocen como útiles a la sociedad pueden ser considerados, desde un punto de vista material y valorativo, como delitos, de forma que el ordenamiento económico de la modernidad puede ser definida, de acuerdo con la frase de Sade, como una sociedad del crimen (p. 35). El sistema industrial se basa de manera fundamental en un nexo teórico y práctico peculiar entre la oportunidad de ganancia o rentabilidad económica y la oportunidad de ganancia o rentabilidad criminal. Aquí Casilli realiza toda una serie de consideraciones que son útiles en especial para las reflexiones de los penalistas sobre la criminalidad económica organizada.


La criminalidad industrial funda su acción sobre los presupuestos de la autoreferencia, de la soberanía de la voluntad, de la apropiación de la riqueza. Pero esto no basta, la forma que asume la desviación social en un contexto histórico determinado está influenciada por la ética social en ascenso. El problema es que en la modernidad se delinque de manera cuantitativamente diferente de cómo se delinquía en épocas precedentes. La lesividad del delincuente “industrial” es grande no sólo porque su intención criminal potencialmente no tiene límites al ser sus delitos autorizados por un código de motivos ampliamente compartido en el seno del cuerpo social, sino también porque el valor añadido de su acción ilegítima es superior al de un delito tradicional (p. 132). Sociabilidad y criminalidad no son términos disyuntivos, sino concurrentes. La diferencia entre ambas acciones es deontológica, pero las finalidades últimas son las mismas para ambas: la obtención de una ganancia de una situación de explotación eficiente de la industriosidad humana. Por eso el autor puede afirmar que “el criminal, el libertino, l’entrepreneur , son figuras que se superponen (P. 136). “Siempre a caballo entre la legalidad y la ilegalidad” (en donde se benefician de la variabilidad a la que se somete a la noción misma de legalidad, que no es una noción universal ni unívoca), el criminal es incluso el más exclusivo de las tres figuras, porque se asocia con los verdaderos privilegiados de la sociedad, una especie de “club exclusivo y elitista” bien alejado de las “clases peligrosas” o del lumpen turbulento que alimenta la criminalidad desviada, propia de la exclusión social o de estratos de clase inferiores que es susceptible de sufrir una represión severa y completa.

El delito en el sistema industrial crea riqueza y por tanto conviene más a quien sabe aprovechar mejor esa ganancia, al empresario, educado en la lógica del beneficio. El crimen se amalgama con la actividad productiva porque los operadores son los mismos, la capa de los industriales que ejercitan la propia soberanía abanderando el cálculo económico. Y es un discurso que no se limita a los delitos cometidos en el mundo del trabajo (occupational crimes) o en el ámbito de la empresa (White collar & company crimes) sino que se extiende a un concepto más amplio de delincuencia económica, la delincuencia de los miembros de una colectividad consagrada a la economía como medio de dominio político y de control social.

En esa descripción de los kavalierdelikt el nexo con Sade se encuentra en la capacidad de desvelar esta ambivalencia de la figura social dominante del empresario y en la reivindicación de la emancipación subjetiva y la carencia de límites del hombre moderno, sin frenos ni restricciones morales, donde el vicio y la virtud se confunden y las reglas solo sirven para confirmar permanentemente las excepciones a las mismas (p. 140).


El salto posterior se dará en torno a la inserción en la lógica de la ganancia, la lógica del “daño puro”, en donde la humillación y la anulación de la persona se convierte en un método de gobierno de la producción. Concebido más como medio de control social que tiende a colonizar tiempo de trabajo y tiempo de vida en medio de una pulsión de muerte, pretende no tanto generar las “víctimas” que requiere la fantasía del vicio, cuanto provocar la propia corrupción de quienes no pueden considerarse sujetos, sino puros objetos de la crueldad del dominus de la relación. En este aspecto, el libro abre otra vía de análisis sobre la disciplina de fábrica y la degradación de las condiciones de vida cotidiana como manifestaciones de la agresión sobre los cuerpos y la corrosión del psiquismo de los trabajadores. A fin de cuentas, como explican los laboralistas, la imposibilidad para el empresario de poseer directamente la fuerza de trabajo cuyo goce ha adquirido por contrato, es decir, la imposibilidad de entrar directamente a poseer el cuerpo y las energías del trabajador para utilizarlas en la producción de bienes y de servicios, se sustituye por la subordinación del trabajador a la voluntad del empresario: la subordinación aparece como el sustitutivo de la desposesión de la libertad del trabajador en la utilización de su corporeidad y de su psiquismo en la ejecución del trabajo productivo en el sistema industrial capitalista. Por esta vía se abre el universo del trabajo asalariado a la presencia del despotismo, de la dominación, de la sumisión y del acto aberrante como disciplina del cuerpo enajenado en una relación patrimonial, consciente y voluntariamente, por el asalariado.


Los otros elementos de contacto entre el sistema industrial y el libertinismo de Sade se localizan en la máquina y sus oscuros destinos de anulación de la subjetividad – máquinas sin sujetos – y de goce de la explotación de plusvalía (p. 165), y en la configuración del hombre – fábrica, un “cuerpo productivo” que resulta del ensamblaje de aparatos y de órganos que responde de forma convencional a un esquema de naturaleza industrial (p. 187 ss.) Estas conexiones con el fetichismo, la inexpresividad del cuerpo o las componentes escatológicas de la producción, tienen menos interés para el jurista, aunque sean quizá las más brillantes del libro.

NOTA ACLARATORIA (Y a veces bibliográfica): El texto de Casilli es muy "francés", y destaca especialmente la huella de los escritos de Georges Bataille, pero también de Foucault y de Guy Débord, además de una impresionante batería de autores comentaristas del marqués de Sade. En el resumen que se ha realizado, hay algunas referencias que no se han desarrollado mucho pero que pueden ser indicativas. La primera es la del Tratado de la servidumbre voluntaria de La Boétie, del que se ha hecho una inteligente perífrasis en el Tratado de la servidumbre liberal, de Jean-Léon Beauvois, que ha publicado en castellano la editorial La oveja Roja, Madrid, 2008. En las múltiples referencias a los kavalierdelikte, hay un ligamen muy evidente entre algunas de las afirmaciones del autor y los "lugares comunes" en los que se mueve la doctrina penalista que más se ha dedicado al tema, y entre la que retengo los nombres de Zaffaroni y de Terradillos. De este último autor, además, hay una producción muy sugestiva sobre "arte y crimen" que está llevando a cabo en dos libros sucesivamente coordinados por él y publicados por la Diputación de Cádiz y que se relaciona sesgadamente con algunos de los contenidos de la obra de Casilli. Las referencias a las consecuencias del contrato de trabajo sobre la enajenación del cuerpo y de las energías del trabajador deben entenderse hechas a Supiot, en el relativamente reciente Droit du Travail que ha publicado en la colección "Que sais-je" , Puf, Paris, 2008. La disquisición sobre la sado-máquina sugiere una relación indirecta con el turbador libro de Pilar Pedraza, Máquinas de amar, Valdemar, 1998.

5 comentarios:

Carlos Castaño dijo...

a mi me gusta mas la entrevista al profesor Baylos que le han hecho en "metiendo bulla"; recomiendo que se vean ambas páginas y se verá que sale ganando con mucho la otra.

Ricardo dijo...

Amigo Castaño, lo que a usted le gusta son las morcillas que se zamparon (al estilo santaferino-monachilesco) y las botellas de vino al calor de la lumbre. Yo estuve allí, era la matanza del Bar Chiquilín, que rige el afiliado a CC.OO. Rafael Rodríguez Alconchel.

David Heraldo dijo...

Que bueno este texto recesensional sobre el sadismo.La verdad que parece una mezcla de Foucault / Deleuze, de una parte , y Polanyi, de otra . Dan ganas de leerlo enseguida.

Mª José dijo...

Depues de leerlo atentamente me he quedado mareadísima. Esta visión para una ingeniera como yo tiene un punto....que me cuesta. Lo siento.

Simon Muntaner dijo...

El magistrado brasileño Jose Eugenio de Resende Chaves Junior hace el siguiente comentario:

Amigos,
remeto um post do blog do Prof. Baylos, a propósito do livro de Antonio A. Casilli (La fabbrica libertina. De Sade e il sistema industriale Roma: Il Manifesto Libri, 1996).

A obra busca a 'interpenetração' (heheheh) entre o pensamento de Sade e o sistema industrial, que são coevos.

O jurista do trabalho procura uma Justine em todo trabalhador - sua virtude não lhe garante o emprego, nem lhe livra de uma dispensa 'por justa causa', que é ato potestativo do patrão, sujeita, na melhor das hipóteses, a mera reversão judicial (nem mesmo à reintegração...).

Da Julliete-patrão se lhe aprecia a ousadia, a transgressão. Empreendedor é aquele que caminha entre o vício e a virtude; que rompe o convencionalismo, flexibiliza as relações e reinveinta a ética; é o vencedor que 'subordina' o loser.

Empresário virtuoso não sobrevive às vici(o)ssitudes do mercado; inteligência e esperteza se confundem, pois não há essência distintiva entre elas.

Processualmente, a mentira do trabalhador é punida exemplarmente, como ignomínia. A mentira do patrão é técnica de defesa, tática para não atrair o ônus da prova, estratégia processual. Negar o que é verdade não é mentira; confissão é pena e não virtude.

Link para o post:

http://baylos.blogspot.com/2010/01/sadismo-y-sistema-industrial-sobre-la.html