jueves, 9 de septiembre de 2010

MANIFIESTO UNIVERSITARIO EN FAVOR DE LA HUELGA GENERAL DEL 29-S


La movilización cara a la huelga general del 29 de septiembre se va acelerando. Si el miércoles se produjo el acto formal de depositar la convocatoria de huelga, el jueves 9 de septiembre se ha celebrado un multitudinario acto de delegados sindicales en Madrid - en la foto -, haciéndolo coincidir con la votación en el Congreso de las enmiendas aprobadas en el Senado sobre la ley que sustituirá el RDL 10/2010, objeto central de la protesta obrera. En estos veinte dias que quedan, se empiezan a producir pronunciamientos de sectores de la sociedad civil adhiriéndose a la acción colectiva propuesta. Una forma tradicional de manifestar la solidaridad y la aprobación de la huelga es la de firmar un manifiesto público de apoyo. Ya hay muchos en liza, y en estas páginas se irán dando cuenta de los mismos. Por razones evidentes, el primero del que se debe informar es el que han promovido un numeroso grupo de profesores universitarios y profesionales, relacionados directa o indirectamente con las relaciones laborales, con la colaboración de CCOO y UGT. Es posible adherirse al mismo, como se puede leer en el aviso que se incluye a continuación del texto del manifiesto, mediante el envío de un correo a ediaz@ccoo.es o bien a fflc@cec.ugt.org .



EN APOYO DE LA HUELGA GENERAL DEL 29 DE SEPTIEMBRE
Cambiar de política, defender los derechos sociolaborales

MANIFIESTO PROMOVIDO POR PROFESORES DE UNIVERSIDAD Y PROFESIONALES DE LAS DISTINTAS ESPECIALIDADES
La crisis económica no tiene sus causas ni sus respuestas en el mercado de trabajo. Nuestra experiencia nos enseña que ninguna reforma de la legislación laboral ha servido para crear empleo, sino que la recuperación económica y el crecimiento provienen de otros factores. El panorama español muestra grandes desequilibrios sectoriales y territoriales, en la conformación del mercado de trabajo con la misma legislación laboral estatal. La reforma del mercado de trabajo promulgada por el RDL 10/2010, de 16 de junio, es perjudicial porque impone un cambio desigual en la regulación del trabajo que empeora y hace retroceder las garantías sobre el empleo de los trabajadores. Y es contraproducente porque desgasta el diálogo social como método de gobierno proporcionado de las relaciones laborales y porque fracasa en la intención de cambiar el modelo de crecimiento sobre el que se deben asentar las relaciones económicas y sociales en una perspectiva de salida de la crisis.

La reforma laboral del RDL 10/2010 no tiene relación con el recorte del déficit ni con la contención del gasto público. Tampoco busca la recuperación económica. Se dirige a otro objetivo: abarata, facilita y subvenciona el despido, obstaculizando y debilitando el control judicial del mismo, modifica de manera muy significativa las causas para los despidos objetivos por causas económicas, tecnológicas, organizativas o de producción; no impide el fraude en la contratación temporal ni impone límites eficaces a la misma, rompe el sistema de negociación colectiva sectorial a través de su inaplicación en las empresas que aleguen dificultades económicas, da un impulso a la precarización a través de las ETTs en varios sectores sensibles y de riesgo, como la construcción y las Administraciones públicas y liberaliza las agencias privadas de colocación.

El RDL 10/2010 sitúa al ordenamiento jurídico laboral español entre los niveles más bajos de la protección de los trabajadores europeos. Aumenta el autoritarismo en la empresa y erosiona las garantías de los derechos laborales, autolesionando así de forma grave el sistema democrático de relaciones laborales. Con ello se ignora que existe una relación directa entre economías fuertes con crecimiento equilibrado y sistemas de plena tutela de derechos laborales y un sindicalismo con relevantes poderes de regulación de las relaciones laborales. La reforma laboral aprobada impide que se hable de un cambio de modelo económico, porque no es posible desarrollar una economía sostenible y competitiva con un modelo laboral cada vez más precario y regresivo. Considerar que el modelo laboral y el modelo productivo no se interrelacionan mutuamente es un grave y oneroso error que nos persigue a lo largo de muchas décadas.

Más allá de la reforma laboral, el Gobierno parece decidido a “quemar las naves” en su deriva liberal de sacrificar derechos laborales y de protección social ante los mercados financieros y anuncia agresivos recortes en materia de pensiones, así como de prestaciones sociales, sanidad, servicios sociales y otras, que podrían reflejarse en los Presupuestos Generales del Estado de 2011. Bajo la excusa de hacer sostenible el Estado de Bienestar, se reducen derechos conquistados tras ardua y larga lucha: para mantenerlo, se debilitan una y otra vez sus pilares hasta su práctica demolición. Mientras tanto, tenemos una presión fiscal sensiblemente menor que la media de nuestro entorno europeo, claramente injusta y regresiva y con insoportables niveles de fraude sin que se tenga voluntad decidida de perseguirlo eficazmente.

Los ciudadanos tenemos que reaccionar ante este aluvión de medidas injustas y regresivas que reducen nuestros derechos como trabajadores y como sujetos activos en la vida social y política. Concebimos la participación democrática como un proceso permanente y continuo que no se reduce sólo a la participación electoral para la formación de los órganos legislativos de la nación. Creemos que la huelga general no es sólo una forma de exteriorizar un conflicto social amplio y profundo, sino ante todo un acto decisivo de participación democrática que expresa, mediante la paralización de las actividades productivas y de servicios de un país determinado, la importancia del trabajo en la sociedad del siglo XXI y la necesidad que se respeten los derechos laborales como condición de ciudadanía plena.

Por eso las mujeres y los hombres que firmamos este manifiesto, desde nuestra variada situación de universitarios y profesionales de todo tipo, expresamos públicamente nuestra opinión, de sumarnos a la convocatoria de huelga general para el día 29 de septiembre en la idea que este acto de participación democrática y ciudadana obligue a los poderes públicos a cambiar de política, abandonando estas reformas globalmente regresivas y socialmente injustas.

JULIO 2010


Más de mil profesores de Universidad, expertos en distintas materias y trabajadores de la cultura forman el grupo promotor de los manifiestos de apoyo ante la convocatoria de huelga general para el 29 de septiembre. Para adherirse a los mismos, remitir correo electrónico a ediaz@ccoo.es fflc@cec.ugt.org

1 comentario:

Ricardo dijo...

He visto que en el blog de don Joaquín Aparicio ("Desde mi cátedra") aparece el manifiesto de los veteranos sindicalistas. En esta ocasión don Joaquín ha sido el más ágil de la parapandosfera. Saludos desde La Malahá,