viernes, 21 de junio de 2013

TRABAJAR EN FEMENINO, TRABAJAR EN MASCULINO






La editorial Bomarzo, que publica la Revista de Derecho Social, tiene un amplio catálogo de libros predominantemente dedicados a las materias de Derecho del Trabajo, Seguridad Social y en general, las relaciones laborales y la protección social. Su presencia en el mercado editorial es muy activa, y puede afirmarse sin ningún género de dudas que se trata de un sello editorial de referencia ineludible para los estudiosos y expertos en derecho laboral. Sólo en los primeros seis meses de este año lleva publicados 19 títulos en sus diversas colecciones, es decir, más de tres libros al mes. Entre ellos, acaba de ver la luz un libro especial por muchos motivos, dirigido por la profesora de la UCLM (Toledo), Laura Mora Cabello de Alba. A continuación se inserta una pequeña reseña de sus contenidos.




No se trata de un libro tradicional, que aborde el tema del trabajo de la mujer a la manera clásica. El subtítulo de esta obra es “un libro a once voces”, y en esta descripción se encuentra la clave del mismo. Es decir, se trata de un libro en el que la coordinadora pretende “dar la voz” a una serie de hombres y mujeres que abordan de forma no rutinaria la experiencia y la teoría de la división sexista del trabajo y la “vivencia” del trabajo en sus respectivas experiencias personales y colectivas. Es un libro coral en el que, salvo dos o tres estudios de corte tradicional sobre la regulación normativa de algunas instituciones jurídicas – la conciliación familiar y la flexibilización del tiempo de trabajo, de Emma Rodríguez, o la capacidad de trabajadoras y trabajadores en la gestión de los conflictos laborales, de Maria Encarnación Gil- el resto de las intervenciones pivota sobre una aproximación personal a la actividad profesional y a la incidencia del par masculino / femenino en la relación social que se constituye en el trabajo. Por eso la coordinadora de la obra explica en el prólogo de la misma que el objetivo que pretendían estos textos era el de ofrecer una narración del trabajo – y del derecho del trabajo – desde el “ser hombre o mujer trabajador”. Es decir, “una relación con lo jurídico –y no sólo- que necesita una narración diferente, poner palabras a otra manera de hacer derecho, de estar en la universidad, hacer relaciones políticas fructíferas en la academia, entender la lucha de clases atravesada por la política sexual”.

Sobre la base de un trabajo que enlaza a investigadores e investigadoras españolas e italianas, y que se nuclea principalmente en torno a la discusión y el debate en torno a textos y encuentros de Laura Mora y Lola Santos con el “Gruppo Lavoro” de la Libreria delle donne de Milán, que llevó a ambas a traducir el libro Trabajo y maternidad. El doble sí. Experiencias e Innovaciones, (Ed.Horas y HORAS, Madrid, 2011), este volumen colectivo incorpora las respuestas de hombres y mujeres a una pregunta sencilla y por tanto muy complicada: “Escribe acerca de tu trabajo teniendo en cuenta tu diferencia de ser mujer u hombre”. Y en esa réplica colectiva Amaya Olivas como jueza del orden jurisdiccional social y Laura Mora como profesora universitaria explicitan las dificultades de sus respectivos ser-mujer en el trabajo de la judicatura o de la universidad, o Milena Bogoni como becaria de investigación respecto de la relación entre precariedad laboral juvenil y la conciliación de los tiempos de vida y de trabajo, tiempos femeninos que alteran la construcción central del sistema jurídico laboral, como explica Lola Santos. O Vicenta Rodriguez, mediante el aprendizaje de la perspectiva de género emocionalmente inteligente. Gerardo Pisarello, por su parte, narra un día en la vida de un investigador y profesor universitario en el que intenta combinar lectura, estudio, cuidado de los hijos y el amor de su pareja; Antonio Loffredo declina masculino y femenino en el trabajo con las categorías de individual y colectivo, Giovanni Orlandini realiza una lectura crítica y atenta del  Manifiesto Imagínate que el trabajo…, que habían escrito en el año 2009  esas mismas mujeres del “Gruppo Lavoro” de la Librería de Milán, que había sido el texto  sobre el que se basó el debate de una de las sesiones del seminario en el que se apoya el libro, y Antonio Baylos realiza una propuesta fragmentaria de aproximación distorsionada a la problemática del trabajo y a su conjugación en tiempos de pasado y de futuro, siempre en torno a la yuxtaposición masculino / femenino y su “aprovechamiento” en términos metodológicos y doctrinales para la cultura jurídica laboralista.

Es por consiguiente un texto original que no se encasilla en los estudios tradicionales que consideran el trabajo de la mujer – y el tiempo y el espacio en que se desenvuelve éste – como una “cuestión” en sí misma. Se trata por consiguiente de una “carta de navegación”, una “provocación” a hablar. Como se puede fácilmente comprobar, su ámbito de influencia excederá del propio de los juristas del trabajo. Ya lo está haciendo, a juzgar por la buena acogida en las redes sociales de la noticia de su aparición. Lo que por otra parte, es un valor añadido a este texto “a once voces”.


TRABAJAR EN FEMENINO, TRABAJAR EN MASCULINO

Laura Mora Cabello de Alba (Coord). Ed. Bomarzo, Albacete, 2013, 202 pp., 24 €