domingo, 24 de enero de 2016

HOMENAJE A JAIME SARTORIUS


Jaime Sartorius es bien conocido porque su actuación y trayectoria vital se ha desenvuelto en la defensa de las libertades democráticas bajo el franquismo y en su preservación una vez proclamada la Constitución de 1978. Los abogados de Madrid y del resto del Estado tienen un enorme respeto por su biografía y su proceder, siempre íntegro. Sus camaradas – de entonces y de hoy – le profesan una enorme devoción porque además de su itinerario de lucha por las libertades, es una persona encantadora, llena de anécdotas deliciosas y de un buen hacer personal que resalta su caballerosidad y su compañerismo.

Sin embargo, no ha sido una persona a la que le gustara tener el protagonismo que merecía. Si se rastrea en google, hay principalmente dos referencias de él. Respecto de los asesinatos de sus camaradas del bufete de Atocha, del que en este domingo se cumplen ya 39 años, en relación con la obstinada negativa de los cuadros políticos y policiales de la Transición de continuar las investigaciones más allá de los que fueron autores materiales del asesinato, previsiblemente, instancias muy importantes del franquismo y de sus aparatos de Estado. En segundo lugar, cómo encabezó una protesta del colectivo de abogados comunistas frente a las iniciativas de territorialización que el PCE puso en marcha en 1978-79, desarticulando las organizaciones sectoriales que hasta entonces encuadraban la política comunista y en la que los abogados habían sido muy importantes. Dos noticias sueltas, pero que permiten hacerse una idea de quien es el personaje que le habita.

Para cualquiera que haya acudido a alguna charla o conferencia en la que Jaime Sartorius haya intervenido, seguramente que recordará su aguda ironía y su extraordinaria capacidad de relatar los hechos, muchos de ellos desconocidos del gran público. Sus últimas intervenciones rememorando su intervención en expandir la solidaridad ante el proceso 1001 y su viaje a Estados Unidos, al ser el único del grupo de abogados que sabía inglés, está repleto de anécdotas formidables sobre sus encuentros en Nueva York y en California, la posición de los sindicatos americanos y del Partido Demócrata, la real solidaridad que se dispensó en América a los dirigentes de CCOO, pese a su militancia comunista aireada por la prensa del régimen. 

Jaime Sartorius es parte de la historia viva de este país. De su historia democrática, la de aquellas personas que han trabajado tanto y en condiciones tan duras contra la dictadura, por traer la democracia y la libertad a la mayoría de la población. Su trayectoria vital es impresionante. Los archivos de su despacho – y las trazas de los derechos peleados y afirmados a través de los expedientes jurídicos de tantas personas – se pueden hoy consultar en la Fundación 1 de Mayo. Y podemos aún contar con su presencia, su elegante ironía y su calidez personal. Por eso un grupo de amigos de Jaime Sartorius ha convocado un acto de homenaje al mismo para el 5 de febrero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. A continuación se copia la carta de convocatoria y las instrucciones  para aquellos que quieran participar. Será un acto maravilloso, muy recomendable, democráticamente saludable.

Esta es la carta:

Querid@ amig@,

Los abajo firmantes, todos amigos y compañeros de Jaime Sartorius, hemos considerado, por la trayectoria de nuestro querido Jaime, por su aportación a la libertad y a la democracia en este país, por su compromiso por la reconciliación nacional en los periodos duros de la dictadura y de la transición a la democracia y por su intachable dedicación profesional al ejercicio de la abogacía, hoy todavía en activo, convocarte para el día 5 de febrero de 2016 en el Círculo de Bellas Artes, Sala Valle Inclán, con el fin de dedicarle un homenaje en agradecimiento por su limpia trayectoria en la lucha por las libertades.

En el acto intervendrán amigos de todos conocidos, como Nicolás Sartorius, José María Mohedano, Carlos Alonso de Zaldívar, Ignacio Fernández Toxo, Manuela Carmena y Emilio Lledó.

          El acto se iniciará a las 19,00 horas y finalizará con un catering, de bebidas y aperitivos, para que todos aquellos que llevamos tiempo sin vernos podamos intercambiar impresiones, recuerdos y afectos hasta que el Círculo de Bellas Artes nos invite a marcharnos, que será aproximadamente a las 23,00 horas.

           La Sala en la que se celebra el evento tiene una capacidad para doscientas personas sentadas, por lo que agradeceríamos que, si deseas asistir, confirmes tu asistencia, contestando a este correo, debido a que el Círculo de Bellas Artes nos pide que se le facilite con antelación el número de asistentes al acto.

          Como el catering, el alquiler de la Sala y el regalo que hemos previsto entregar a nuestro querido Jaime tiene un coste, que hemos cuantificado en treinta y un euros  por asistente, te agradecemos que transfieras dicha cantidad a la cuenta corriente abierta en el Banco Popular con el número 0075 0322 80 0600480098 a nombre de Génova 16 Abogados SLP, indicando en la transferencia tu nombre y apellidos y en el concepto: homenaje a Jaime Sartorius.

          Sin otro particular, te enviamos un afectuoso saludo



Marcos Peña                          Ricardo Bodas                          Pepe Garrido




Enrique Lillo                  José María Mohedano                    Juan Puig de la Bellacasa

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sergio Gálvez Biesca dijo que Jaime Sartorius es "Uno de las personas con las que más aprendí, entrevistándole para el II volumen de la obra colectiva de los abogados laboralistas. Dicho con otras palabras: de los imprescindibles".

Anónimo dijo...

Román Gil Alburquerque dijo que JS es una "Persona excelente desde muchos puntos de vista. Generoso e inteligente, bueno de verdad, de conversación apasionante, transmitiendo siempre una contagiosa pasión por el bien común y por la libertad. Será un muy merecido homenaje".

Barry Chase dijo...

Soy uno de los representantes de los abogados Miami y puedo decir con confianza que el tratamiento con gran respeto por Jaime Sartorius. Es muy bueno que de él escribir tales artículos preciosos.

Tino Santos dijo...

Trabajé para su familia desde el 73 al 76 y me sentí muy unido con él y con su esposa de entonces Lourdes González Bueno. Fuimos camaradas y bastante amigos. Tres años viéndonos a diario. Conocí a mucha gente en su despacho de El Viso donde, además vivía su madre, doña Victoria Bermúdez de Castro con la que yo trabajaba siendo ya estudiante y comunista como él . Gente entrañable. Conocí a todas sus hermanas.